Programa de producción arrocera, prioridad de Cuba

@yosvany_noguet

producción arroz cubaIncentivar la producción arrocera nacional resulta una prioridad para Cuba, con el propósito de disminuir las importaciones, afirmaron hoy autoridades de la producción de ese rubro en la isla caribeña.
La meta principal del programa arrocero cubano es llegar en 2016 a las 462 mil toneladas, que permitirán garantizar el 66 por ciento del grano demandado por el consumo nacional, dijo el Director General del Grupo Agroindustrial de Granos, GAIG, Lázaro Díaz Rodríguez.
El país logró producir 320 mil 700 toneladas del grano durante el año anterior, lo que significa un importante incremento con respecto a 2010, cuando cayó a los menores niveles históricos, 243 mil toneladas.
Los bajos niveles en la producción popular de arroz fueron resultado directo de la carencia de insumos registrada durante la etapa conocida como Período Especial, década que coincidió con la caída del campo socialista europeo.
Intensas sequías vividas en el país durante los años 2003 y 2006 también se cuentan entre los frenos al proceso productivo, apuntó Díaz.
Desde 2011 el programa arrocero inició conjuntamente con autoridades del Ministerio de Economía y Planificación, MEP, el estudio de factibilidad para potenciar los mecanismos necesarios en la activación productiva.
Cuba inició el desarrollo de la producción de este rubro desde 1967 y dos años después fue inaugurado un centro que se dedicó al estudio de variedades y semillas.
El año de oro del grano fue 1986 cuando se obtuvo el récord productivo de 538 mil 600 toneladas, ratificó el funcionario del GAIG.
Las Unidades Básicas de Producción cooperativa operan directamente en el campo lo relativo al cuidado del cultivo arrocero, 105 Cooperativas de Producción Agropecuaria, CPA y 507 Cooperativas de Crédito y Servicios, CCS.
Los insumos, accesorios y otros servicios de preparación de tierras, siembra, cosecha y secado corren a cargo de la gestión de 12 Empresas Socialistas.
Aun quedan dificultades por eliminar como la preparación de los suelos, en lo fundamental porque no se cuenta con las maquinarias necesarias para la preparación de las tierras para iniciar las etapas de siembra.
Los productores deben prepararse en el alistamiento de los campos y de las áreas aledañas a las plantaciones que también deben estar en óptimas condiciones y en eso debe continuarse trabajando, remarcó Díaz.
Para lograr buenos rendimientos de arroz debe contarse con buena semilla y todavía en 2012 se sembró el arroz con el 25 por ciento porque el resto de la semilla eran granos con calidad pero no era de la calidad y la variedad deseada, era lo que se conoce como material de siembra.
Díaz dijo aspirar a que en el año 2014 el país pueda contar con la semilla de la variedad y la calidad óptima, ya que según reconoció sembrar con semilla no idónea influye en la recolección de un arroz de bajo rendimiento.
El arroz para una buena cosecha debe mantener indicadores de humedad entre los 18 y los 26 grados que garantizan un buen proceso de secado, cuando se incumple con esa especificidad es que aparece el arroz picado.
Los productores cubanos trabajan por lograr el incremento de la capacidad de secado y reciben el asesoramiento directo de especialistas de Vietnam.
La experiencia centenaria del cultivo del arroz del país asiático aplicada a Cienfuegos, provincia del centro sur de la isla, tiene excelentes resultados.
El salto tecnológico aplicado en esa región permitió obtener 4 mil 600 toneladas de arroz de calidad por hectárea y 800 toneladas de semillas certificadas, lo que representa aproximadamente 5 mil toneladas que el país deja de importar.