QUIZÁS EL AGUA REGRESE AL COCO

Por YOSVANY NOGUET
Quién diría que Coco sería visitado por Sigler. Resulta que esa es la noticia que reprodujeron el 22 de junio de 2010, los medios de prensa de Europa que desde hacía algunos meses habían iniciado conjuntamente con grupos de extrema derecha estadounidenses una campaña internacional anticubana. Pero le faltaban datos para completar sus despachos. Sólo se quedaron en el mero hecho de narrar la visita y comentar de alguna manera que Coco, Guillermo Fariñas Hernández, inició su huelga de hambre número 23 dedicada a “algunos presos que estaban enfermos” con la intensión de conseguirles licencias extra-penales.
A la luz de esas jornadas, varios internos habían sido trasladados hacia prisiones más cercanas a sus hogares y  Sigler recibió ese tipo de licencias, que se le otorgó por encontrarse en circunstancias especiales de salud. Vale decir que fueron circunstancias a las que llegó por propia voluntad y no por falta de comida ni de atención.
Sigler perdió mucho peso, pero según comentan en los pasillos del capitalino Hospital Julito Díaz, Centro Nacional de Rehabilitación, a él nunca le faltó la comida bien elaborada y con elevados valores calóricos. Lo sabe bien su esposa Noelia Pedraza Jiménez, una de las de blanco, que en una ruta P1 gritaba a voces que a su esposo lo estaban matando de hambre. Pero, ¿a cuál de sus esposos se refería? De eso le cuento más adelante.
Era Noelia quien lo dejaba sin comer, pues según los rumores, ella se alimentaba a escondidas del personal del Hospital, con las calorías proteicas destinadas al señorito Sigler. “Basta con ver lo delgada que ella estaba cuando a él lo trasladaron para el Hospital hace 10 meses y lo rellenita que anda ahora” afirmaba la acompañante de otro paciente.
En términos médicos la enfermedad de Sigler se conoce como severa desnutrición proteico calórica que le llevó a padecer secundariamente una paralisis funcional, que se agravó por desuso de sus miembros inferiores.

Otra realidad que al parecer quiere obviar Noelia es que Sigler sigue siendo un enfermo que no está de alta como para andar por la calle sin descanso como lo tienen. Pero ¿quién le pone cascabel al gato?, informes recientes publicados en Internet confirman que también Sigler fue llevado el domingo por Noelia y las de blanco a una misa a la que asisten semanalmente, esta vez con el pretexto de dar gracias a Santa Rita por el apoyo. En realidad todo parece indicar que mientras más visible, mayores serán los ingresos monetarios que continúen enviando los promotores de la farsa desde la Fundación Nacional Cubano Americana de Miami.
Volviendo al inicio. Coco visitado por Sigler en el Hospital Arnaldo Milián Castro de Villa Clara. Cualquiera pensaría que era hasta un chiste. Dejemos claro que el primero decidió hacer huelga de hambre y el segundo algo más inteligente, se dedicó a elegir los alimentos que entendía pertinente comer y cuáles no. Ambos tremendos personajes y su punto en común es nada más y nada menos que Noelia.
Sí, Noelia. La misma que estaba muy emocionada en una inacabable discusión con otra mujer que sí se mostró como una verdadera dama de pueblo. Noelia la insultaba y ella sólo le mostraba argumentos por los cuales no había razón ni para gritar, ni para hablar mal del gobierno y mucho menos en un transporte público.
Ahí fue cuando me animé a preguntarle por qué protestaba tanto ella. Con su voz entrecortada, agitada, con una casi falta de aire característica, me dijo que era la esposa de Ariel Sigler Amaya “a quien el gobierno estaba matando de hambre en un hospital” (el hospital era el que mencioné antes y ya dije también quien se comía sus platillos). Le hice una pregunta más, que ella me negó en un inicio. Aquello me recordó el comercial de Marex que ponían en la radio.
Su silencio confirmó la verdad. Todo sucedió en aquel P1, que cubre la ruta oeste-sureste de la ciudad. Resulta que la tal Noelia antes de enrolarse “amorosamente” con Sigler, había sido la mujer de Fariñas, el mismísimo Coco.
Pudiera pensarse que ella es una mercenaria que busca como compañero a aquel que resulte mejor candidato a recibir la mayor cantidad de “platica” desde Washington. Claro está que esa plata está en correspondencia con el nivel de bulla que intente generarse hacia el exterior.
Ahora intentan hacer ver que el gobierno pone trabas a la pretensión de salida del país de Sigler. Pero según confirmó su hermano Juan Francisco, ya se realizan los trámites: “Ariel recibió un parol, una especie de visa humanitaria que no incluye ni acompañante. Él debe viajar solo, en silla de ruedas, y allí ser recibido por nuestro hermano Miguel, mi hija y otros familiares”. Valdría explicarle que quien insiste en que él viaje con parol, es el gobierno estadounidense y lo hacen para garantizar que no se vaya a quedar allá alegando ser un refugiado político. Es interesante apuntar que otros despachos de Europa Press aseguran que Noelia también irá al viaje con Ariel, eso lo remonta a uno a una imagen que se refleja algo así como una luna de miel, con los gastos pre-pagados.
Por otra parte vale resaltar que Coco en huelga de hambre ha engordado, aunque parezca contradictorio, su estado de inamovilidad y la alimentación parenteral que gratuitamente le suministra el estado cubano le proporciona nutrientes que le mantienen con vida.
Resulta contrastante que cada día muere un incontable número de personas en cualquier país del mundo, por hambre, por frío, por accidentes, suicidios u otras causas como los periodistas asesinados en Honduras y poco se dice de esos casos, pero nadie se dedica a mostrar cuánto invierte el Estado cubano en mantener con vida a estos opositores al gobierno.  ¿Se habrá preguntado el Coco cuántos villaclareños han dejado de recibir atención en la sala de cuidados intensivos donde él se encuentra, debido a su gran farsa que ha denominado “Huelga”? ¿Y cuánto habrán costado realmente los 10 meses de Sigler en el Julito Díaz?
Esa es una cuenta que me queda pendiente, intentaré investigar cuánto cuestan estos tratamientos con exactitud. Mientras obtengo la suma, una doctora me confirmó que una atención como la de Sigler en ningún país del mundo se habría conseguido por menos de 46 mil dólares.  Más, teniendo en cuenta que se requiere de medicamentos e instrumental que Cuba debe conseguir por terceros países ya que Estados Unidos con la implementación del Bloqueo, NO permite un libre flujo de mercancías de primera necesidad para fines sanitarios, ni otras de alimentación, ello sin contar cuánto se invierte en el capital humano que les debe atender en las instalaciones hospitalarias.
Hoy cuando se orquesta el show mediático de la visita de Sigler a Fariñas en un sillón de ruedas todo parece una despedida como si al partir rumbo norte, no le verán regresar. Mientras la chica de dos espere por sus trámites para ir a los brazos del que parte hacia Estados Unidos, una interrogante estará en el orden del día, ¿suspirará ella por el que se irá o por el huelguista profesional que seguirá recibiendo dinero en Cuba?. Imagino que no sean pocos los que apuesten a que sucederá como se dice en buen cubano “Donde fuego hubo, cenizas quedan”.  Puede que a Sigler le duela la cabeza, mientras Noelia regrese a los brazos de quien una vez fue  su amado tormento y quizás así se inicie la nueva novela que podría llevar por título: “Cuando el agua regresa al Coco”.

Be Sociable, Share!
avatar

Autor: @YosvanyteleSUR

Presentador y Productor en TeleSUR. Periodista de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina. Ha trabajado como periodista y presentador de CubaTv y Cubavisión Internacional. Especialista en Dirección de Programas Informativos. Diplomado en Periodismo y Ciencias Sociales. Licenciado en Derecho. Universidad de La Habana.

6 opiniones en “QUIZÁS EL AGUA REGRESE AL COCO”

  1. Yosvany, me parece interesante y necesario este artículo. Todavía me sorprende la capacidad que tiene esta gente para inventar. Es bueno que poco a poco se vaya haciendo público lo que son verdaderamente.

  2. Yosvany, realmente tu trabajo periodístico me resultó más que interesante. Como estos debían tener acceso el otro personal cubano que desconoce más que un tanto de esta situación con Fariñas, pero bueno aquí estamos nosotros para hacérselo llegar de cualquier modo.Te felicito como colega. yo estudio periodismo y quizás me gradúe un día….

  3. Yosvani
    Este Sigler, el Coco y otros más que tenemos en el país son verdaderas marionetas al servicio del imperio. Se pudiera decir que son hasta chistosos. Hace algunos días compartía con algunos colegas de Manicaragua y me decían que hacia falta que le entregaran al Coco solo por media hora, que descarado como este no merecen ni un mínimo de compasión, me contaban además que este HP no quiere irse del país porque el sabe que fuera de Cuba no va a llamar la atención de nadie. Bueno tranquilo, algún día la historia le pasará la Cuenta.

    Te escribe un Yaterano.

  4. Yosvani:
    Este Sigler, el Coco y otros más que tenemos en el país son verdaderas marionetas al servicio del imperio. Se pudiera decir que son hasta chistosos. Hace algunos días compartía con algunos colegas de Manicaragua y me decían que hacia falta que le entregaran al Coco solo por media hora, que descarado como este no merecen ni un mínimo de compasión, me contaban además que este HP no quiere irse del país porque el sabe que fuera de Cuba no va a llamar la atención de nadie. Bueno tranquilo, algún día la historia le pasará la Cuenta.

    Te escribe un Yaterano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*