FALTA MENOS PARA UN PROCESO DE MUCHA ESPERA

Por YOSVANY NOGUET

Ver los sueños truncados de un hijo es el mayor dolor que puede experimentar un padre.  La historia sucedió en La Habana. Era un joven de origen italiano que respondía al nombre de Fabio Di Celmo. Su padre sufrió la noticia y confía en la justicia que algún día llegará.

Luego de conocer sobre la captura en Venezuela de “El Panzón”, Faustino Di Celmo confía en que ese terrorista pueda esclarecer todo lo que se sabe de la mafia que se encuentra en Miami.

¿Quién pagó su pasaje? ¿Quién pagó la estancia? ¿Quién pagó por lo que ese hombre iba a hacer en Venezuela? Esas preguntas están a la orden entre quienes siguen el proceso del terrorismo hacia Cuba y Venezuela.  Las formulaciones las hizo ante las pantallas de TeleSUR, el periodista cubano Reynaldo Taladrid, quien pudiera decirse es un analista sobre temáticas relacionadas con Estados Unidos.

Taladrid piensa que la entrada de “El Panzón” a Venezuela podría tener un doble objetivo y aclaró que no se trata de un luchador político sino de un mercenario a quien hay que pagarle para que haga algo.  Recomendó el especialista que se investigue a fondo para poder descubrir de dónde salió el dinero para el trabajo que ese hombre pensaba hacer en tierra venezolana. Hay que seguir la ruta del dinero para llegar a los verdaderos responsables.

Otra voz autorizada lo es José Pertierra, el representante legal del caso que Venezuela sigue contra Posada Carriles.  En criterio del abogado lo más preocupante es que no se trata de un hombre que se especializa en apretar el gatillo él mismo, en poner él la bomba, aunque sí ha puesto bombas, pero esa no es su especialidad. Su especialidad, apunta, es reclutar a personas para hacer esos trabajos.

Esos criterios se basan en el historial de Francisco Antonio Chávez Abarca, quien en los años 90 se dedicó al narcotráfico, la venta de autos y la falsificación de dinero.  Actualmente se le identifica también por el Alias de “El Panzón”, pero ha respondido por otros como Manuel González, Roberto Solórzano y William González.

Según se conoce realizó 3 viajes breves a Cuba en los meses de abril y mayo del año 1997.  Fue en esa época que realizó varios atentados:

–      12 de abril de 1997. Activó una bomba de 600 gramos de C4 que causó daños en los baños de la discoteca Aché del Hotel Meliá Cohíba en La Habana, Cuba.

–      30 de abril de 1997. Se logró desactivar un explosivo de 401 gramos de C4 que había colocado en una maceta ornamental del piso 15 del citado hotel.

–      24 de mayo de 1997. Durante su visita a México estalló una bomba en las oficinas de la corporación Cubanacán, en el Distrito Federal.

–      En el propio año 1997, siguiendo las orientaciones de Luis Faustino Clemente Posada Carriles, contrató al mercenario Raúl Ernesto Cruz León para ordenarle y orientarle cómo realizar acciones terroristas en Cuba.

Cruz León, de nacionalidad salvadoreña, respondió en su momento ante el Tribunal Provincial de Ciudad de La Habana por los cargos imputados y aceptó su culpabilidad como terrorista.  Durante el enjuiciamiento y en la etapa testifical aseguró que fue contratado por Francisco Antonio Chávez Abarca, “El Panzón”. Cruz León confesó los 2 viajes hechos a Cuba para colocar bombas en hoteles habaneros, una de las que mató al joven turista italiano Fabio Di Celmo el 4 de septiembre de 1997.

Después de darse a conocer la captura del terrorista internacional Francisco Antonio Chávez Abarca en Venezuela y su posterior extradición a Cuba, no queda dudas para Faustino y para el pueblo del país que la justicia al final se impone. Confían en que ya falta menos para un proceso de mucha espera.

Be Sociable, Share!
avatar

Autor: @YosvanyteleSUR

Presentador y Productor en TeleSUR. Periodista de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina. Ha trabajado como periodista y presentador de CubaTv y Cubavisión Internacional. Especialista en Dirección de Programas Informativos. Diplomado en Periodismo y Ciencias Sociales. Licenciado en Derecho. Universidad de La Habana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*